LOC

FAMOSOS

En problemas

Carmen Martínez-Bordiú: 'víctima' de las deudas del chatarrero

Carmen Martínez Bordiú y Luis Miguel Rodriguez en los toros. GTRES

La 'nietísima' tiene que abandonar el lujoso piso de 600 metros cuadrados en el barrio de Salamanca que su ex novio Luis Miguel Rodríguez le costeaba

Carmen Martínez-Bordiú no consigue atar a 'El Chatarrero'

Coincidiendo con su 66 cumpleaños, que celebró el pasado 26 de febrero, Carmen Martínez-Bordiú no recibió precisamente el mejor regalo de su hasta ahora pareja intermitente, Luis Miguel Rodríguez , de 58 años, dueño de Desguaces La Torre, sino todo lo contrario. Por esas fechas, según se publicó en Informalia, vencía el contrato de alquiler del lujoso piso de 600 metros cuadrados que la nieta de Franco ocupa desde hace cuatro años en la exclusiva calle Velázquez de Madrid, cuyo alquiler, a razón de unos 5.500 euros mensuales, ha pagado religiosamente todo este tiempo el empresario.

Fue entonces cuando, según atestigua a LOC una íntima de Carmen, "Luismi le comunicó que no seguiría pagándole el alquiler, por lo tanto, a ella no le va a quedar más remedio que abandonar la mansión en que reside en pocos meses y buscar otro sitio donde vivir". Un auténtico problema para la nieta favorita de Franco que, en contra de lo que se piensa, no tiene una economía tan floreciente, al menos para el tren de vida que a ella le gusta llevar y que se traduce en vivir en este carísimo piso.

Su patrimonio, herencias aparte, procede en buena parte de la venta de exclusivas y derechos de imagen, que en la época de su relación con el italiano Roberto Federici, quien la asesoró en las operaciones, le dio para invertir en una finca en la localidad de Cazalla de la Sierra y una vivienda de tres plantas en Sevilla junto a la catedral. Posteriormente, a raíz de su unión con el cántabro José Campos, tras deshacerse de la finca, adquirió un lujoso piso en Santander que puso en venta tras su divorcio.

Lo curioso del caso es que, aunque se ha dado por sentado que esta radical decisión del empresario era producto del carpetazo definitivo a su relación con Carmen, ésa no parece ser la verdadera causa, según explica la amiga antes citada."Ellos siguen siendo uña y carne, aunque es verdad que Carmen, que ha estado locamente enamorada de Luismi, también se ha ido cansando de sus continuas aventuras y conquistas, está desengañada y por lo tanto, su relación está hoy más cerca de una amistad que de otra cosa".

No parecen, pues, ser razones sentimentales las que han llevado a Luis Miguel Rodríguez a tomar tan drástica decisión, sino otras de otro signo muy distinto. En el entorno del empresario apuntan a los graves problemas económicos que podría estar atravesando el dueño de Desguaces La Torre, a quien Hacienda reclama actualmente una deuda de cerca de ocho millones de euros.

De hecho, a principios de febrero, se personaron funcionarios de la Agencia Tributaria en la sede de Desguaces La Torre, ubicada en el kilómetro 25 de la autovía Madrid-Toledo, para incautar el dinero efectivo de la caja. Se trata de una medida coercitiva que Hacienda suele poner en práctica para forzar a resolver la deuda, y suele estar precedida del embargo de las cuentas bancarias en este caso a nombre de la empresa de Luis Miguel Rodríguez.

ORIGEN HUMILDE

Cuando saltó a la luz su relación con Carmen en 2013 se publicó que Luismi atesoraba un patrimonio cercano a los 40 millones de euros, cifra que lógicamente quedó muy mermada a raíz de divorciarse en marzo de 2015 de su mujer, Asunción Fernández -madre de sus dos hijas, Marta y Victoria, de 28 y 29 años-, que era dueña del 49 por ciento del negocio.

Una fortuna que el dueño de La Torre, hombre de estudios básicos e hijo de un humilde agricultor, inició con apenas 15 años al heredar de su familia unas tierras en la localidad madrileña de Parla. Fascinado por una película norteamericana que versaba sobre un taller de desguace de coches, decidió explotar el predio para empezar a acumular chatarra.

Negocio que, tras lograr en subasta en 1991 la adjudicación de la retirada de vehículos del Ayuntamiento de Madrid, y posteriormente, de la recogida y eliminación de coches retirados por la Policía de la vía pública, hoy ha convertido en el gigantesco Desguaces La Torre, fundado en 1982, que con una extensión de 30.000 metros cuadrados y una nave central de 10.000 metros, pasa por ser el mayor de Europa, y está ubicado en la localidad madrileña de Torrejón de la Calzada.

Sin embargo, a raíz de la crisis, las dificultades comenzaron a aparecer, y en 2014 la empresa acarreaba pérdidas por cerca de millón y medio de euros, así como una importante reducción de su patrimonio neto.

A lo que se unía una millonaria deuda acumulada con Hacienda, que venía estrechando su cerco sobre el empresario desde el año 2008, y actualmente se concreta en 7,8 millones de euros, para lo cual ha tenido que poner en venta buena parte de sus fincas y bienes inmuebles. Según indica un miembro de su círculo," le han utilizado como chivo expiatorio ejemplarizante por ser un personaje famoso".

Es cierto que Luis Miguel Rodríguez copó en 2013 las portadas de las revistas del corazón cuando saltó a la luz su relación con Carmen Martínez-Bordiú, quien plantó por él a José Campos, su tercer marido. Éste no se cortó en admitir que el motivo de su divorcio fue la irrupción de otro hombre en la vida de Carmen. "Me pidió que me fuera, me llevase a mis perros y abandonara la casa"

Lo más impactante no fue que Campos pasara a mejor vida en el inquieto corazón de la nietísima, como pasaron su primer marido, Alfonso de Borbón, duque de Cádiz, y también el segundo, el anticuario francés Jean Marie Rossi, así como el arquitecto italiano Roberto Federici, que fue pareja suya durante nueve años.

Lo inaudito en esta ocasión fue el perfil de su nuevo amor, un hombre con escasa formación, campechano, poco atildado y totalmente ajeno a los exclusivos círculos de Carmen. En cuyo entorno comenzaron a apodarle despectivamente "el rey de la chatarra", ya que había amasado su considerable fortuna con los desguaces.

Aun más inverosímil es que por aquel entonces era un hombre casado y no tenía la menor intención de divorciarse para formalizar su relación con la nieta del caudillo, que se había enamorado a los 60 años por primera vez como una colegiala. Algo que ella misma reconoció en 2015 con una sorprendente confesión en el programa de Bertín Osborne En tu casa o en la mía.

"Si me preguntan de qué persona he estado verdaderamente enamorada, te diría que de Luismi. Rossi (su segundo marido) me dice que es porque no me hace caso y me da caña, y eso es lo que me pone. A lo mejor es eso, yo qué sé".

Pero las infidelidades del empresario, que derivaban en frecuentes broncas y apasionadas reconciliaciones, además de su poca afición a los compromisos sociales de su novia, que le aburrían soberanamente, llevaron a Carmen a anunciar la ruptura vía ¡Hola! en verano del 2014.

Que fue solo formal y seguramente producto de un arrebato momentáneo, ya que la pareja siguió viéndose como si tal cosa, aunque, eso sí, "sin compromiso": acudían frecuentemente a cenar a restaurantes de moda, como Casa Lucio, o se escapaban a los toros, ya que ambos son grandes aficionados y además, Luis Miguel le seguía costeando el alquiler del piso de Velázquez, donde continuaba pernoctando cuando venía a Madrid, pues nunca abandonó su hogar de Torrejón de la Calzada.

Incluso el empresario seguía acudiendo los veranos al Pazo de Meirás junto al clan Franco, con el que mantiene buena relación, especialmente con la madre de Carmen, la duquesa de Franco, a la que quiere, respeta y visita frecuentemente en su casa de la calle Hermanos Bécquer, y que en numerosas ocasiones ha intentado mediar para que el "rey de los desguaces" y su primogénita formalizaran su unión.

INFIEL

Algo imposible para un hombre como Luis Miguel Rodríguez, quien llegó a reconocer en una entrevista a LOC que no es capaz de estar con una sola mujer, "soy incapaz de ser fiel, me gustan las mujeres, nunca lo he ocultado, es que soy así", confesó a tumba abierta.

Motivo por el cual no quiere compromiso alguno, la prueba es que aunque se divorció en marzo de 2015 de su mujer, Asunción Fernández, no dio paso alguno para formalizar su unión con Carmen, que tuvo que resignarse a compartirlo con sus esporádicas conquistas.

Ahora, con 66 años cumplidos y abuela de cuatro nietos, Eugenia, de 10 años, y los mellizos Luis y Alfonso, de siete, vástagos de su hijo Luis Alfonso, además de Josep, hijo de Cynthia, nacido la pasada Navidad, se abre ante ella un panorama lleno de incertidumbres.

No sólo porque su relación con el amor de su vida se ha ido apagando como una vela, sino también porque en pocos meses, a partir de Semana Santa, tendrá seguramente que abandonar su suntuoso piso de Velázquez, repleto de valiosas antigüedades, cuadros de firma y recuerdos de familia, que ha sido durante estos años su nido de amor con Luismi.

25 Comentarios

26

@raverak #5 Me parece de una bajeza increible tu comentario generalizado la situación de esta señora, y refieriendote a "la mujer" como si todas fueran iguales....que porcentaje de las mujeres vive la vida de esta vividora? el 000,1%? Por favor.....Ademas, bien sin vergüenza es el chatarrero con mujeres aquí y allá...O es que a los hombres si se les perdona todo?

25

Por el interes te quiero Andres!,, Porque llamarlo amor, cuando se llama interes economico ?? Descuida que no se enamora esta gente de un albañil o de un repartidor!

24

Ver a estos casposos, da vergüenza ajena. Y saber que ha vivido de exclusivas y programas de TV1 , la televisión pública deficitaria que pagamos todos los Españoles, da escalofríos.

23

Bueno ahora que no disfruta de su pisito de 60 m2, ah! perdon de 600 m2 puede ir a la casa de la aldea o sea al pazo de Meirás generosamente "donado" por el pueblo gallego al invicto caudillo.

22

@JuanIV #9 Juajuajuajua... la fortuna de los Franco es incalculable y desde luego difícilmente explicable si solo tenemos en cuenta su sueldo. Lo de que el Pazo de Meiras es producto de una cuestación popular no te lo crees ni tu, en aquella época las cuestaciones se hacían manu militari y en este caso se ordeno que a todos los trabajadores de La Coruña se les descontara un porcentaje de su sueldo, pero eso si el que no quisiera podía ir al Gobierno Civil a negarse en los años 40 eso era todo una heroicidad... Por cierto que durante el franquismo no se publicaran las corrupciones no quiere decir que no existieran, pero fueron inherentes al régimen franquista desde sus comienzos, nada nuevo bajo el sol...

21
20

¿Quién es la victima? ¿La que disfrutaba de un palacio gratis o el que financiaba el chollo?

19
17

Próximamente en Telecinco: "La nieta del dictador nos cuenta cómo fue desguazada por el chatarrero".